Terapia Lumínica Triuna

Sesiones a distancia y presenciales de Terapia Lumínica Triuna

Paula García

Terapeuta Luz Triuna

Sesiones presenciales:

Una sesión presencial suele durar aproximadamente una hora. La sesión se da vestido, con ropa cómoda, en una camilla, en un ambiente relajado. El terapeuta transmite la energía posando sus manos suavemente en distintas partes del cuerpo del receptor.

El tratamiento es progresivo, se recomienda por lo menos un bloque completo de 9 sesiones. Pueden ser semanales, diarias, etc.

Sesiones a distancia:

La energía Triuna llega a cualquier lugar del mundo. Se puede enviar a distancia. Solo hace falta coordinar día y hora para recibir la terapia. Realizo seguimiento de los resultados por skype, teléfono.

Luz Triuna sesiones presenciales y a distancia  Triuna es un método de transmisión de energía y luz, armonizadora y sanadora, por imposición de manos.

La terapia Triuna, no trabaja como cualquier terapia energética con energías pránicas, sino con pranas lumínicos, pero sobre todo con luz; con Luz potencial, con Luz de inteligencia y con Luz vibratoria.

Es una luz que trabaja activamente en las emociones, eliminando informaciones erróneas grabadas en el subconsciente y desprogramando viejos pensamientos disfuncionales. De esta manera la persona que recibe luz Triuna experimenta una transformación interna, un aumento de confianza y habilidades intuitivas, una disminución de los niveles de estrés, fueras renovadas y mayor rendimiento. La energía Triuna modifica en el individuo los valores hacia la vida y le lleva a nuevos estados de conciencia, paz y armonía.

Con Triuna se trabaja en todos los niveles del ser humano, físico, mental, emocional y espiritual y ayuda a las personas a aumentar su tasa vibratoria y a despertar en ellas una conciencia unitiva y cósmica. Es un medio para que el ser humano pueda experimentar su verdadera esencia y convertirse en un ser completamente realizado.

La terapia lumínica Triuna, debe ser estructura de tal manera, que la persona reciba los tres rasgos luminosos divinos, y sea tratada en todos sus planos de existencia; por esto, el tratamiento debe constar de nueve encuentros, ya que en los tres primeros la terapia depura el organismo y elimina información del agua celular, eliminando emociones enquistadas que produjeron el desequilibrio o patología; los tres siguientes, la terapia trabaja en el plano psíquico de la persona, limpiando el subconsciente y quemando karma; los tres siguientes van a conectar a la persona con sus planos espirituales, hará cambios en su conciencia, la expandirá a nuevas compresiones y codificará su agua celular con nuevas informaciones luminosas, para que pueda conectarse con sus planos internos, tomando conciencia de su divinidad.

Siempre se puede repetir el tratamiento pasado un tiempo prudencial, con la misma estructura.

Recibir Terapia Lumínica Triuna es permitirte la conexión con la Luz de toda luz, es reconocerte en esa sensación, como que tú eres “eso”. Es como volver a casa, recordando quién eres después de vidas en el exilio. “El hijo pródigo vuelve a casa y además dan un banquete en su honor”. La luz reconoce a la Luz, porque eso es lo que eres.

El método Luz Triuna fue entregado a la Maestra iniciadora y depositaria de este sistema Ishwa Odine Solar en 1994.

Este método también incluye la

SANACIÓN DE LA SAGA FAMILIAR Y DESCODIFICACIÓN DE ADN  (S.F.D. TRIUNA)

El método TRIUNA en su área de terapia lumínica contiene un tratamiento concreto llamado: S.F.D.Triuna, (Sanación de la Saga Familiar y descodificación de ADN) muy poderoso y efectivo para que la persona tratada pueda sanar, equilibrar, limpiar karma, ( incluso maldiciones), que toda una saga familiar lleve arrastrando generación tras generación, desde tiempos inmemoriales.

Estos tratamientos con la terapia lumínica TRIUNA, hacen que se limpie la información de conflicto en el ADN y el agua celular de la persona, empezando a desencadenarse una serie de reacciones de descodificación y limpieza emocional de sus familiares mas cercanos, comenzando a tener relaciones mucho más armónicas y comprensivas.

El tratamiento con la terapia lumínica S.F.D. Triuna, es superefectivo y muy poderoso, ya que libera todos los conflictos de dolor y sufrimiento de todo el linaje familiar, tanto hacia el pasado como hacia el futuro. Nuestros hijos y sus hijos gozarán de la liberación que produce éste tratamiento, evitando con ello que vivan procesos que serian repetitivos en todas las generaciones futuras.

Las relaciones con nuestros progenitores suelen ser conflictivas, la mayoría de las veces por la información que ellos traen de sus ancestros y que vuelven a repetirse en un continuo en el tiempo, ya que está gravado en el ADN. generandose tambien una energía o “egregor”, que acompaña.

Hahnemann ( creador de la homeopatía) lo llamó “Miasma” y esto es, toda la información de predisposición genética que trae el individuo codificado cuando nace, de sus antepasados y que a su vez pasa a generaciones futuras.

La terapia lumínica S.F.D. Triuna, Limpia, descodifica, purifica, y restaura toda la cadena familiar pasada y futura y le aporta una información nueva de equilibrio, y sanación. Los traumas desaparecen y liberan y devuelve la armonía en la relación familiar. Es como un milagro!

Es importantísimo este proceso de liberación, para que el individuo rompa con los vínculos enfermizos, que hace que tenga reacciones que en realidad no son de él, si no de sus ancestros y los lleva cargando como un peso que no le permite vivir una vida plena como persona. En realidad no “pensamos” somos “pensados” por nuestros ancestros.

 Eliminar esto con la terapia lumínica S.F.D. Triuna, nos permite llegar a ser nosotros mismos y reaccionar en la vida como individuos libres.

 Estos tratamientos pueden ser presenciales o a distancia, en bloques de dieciocho terapias (9 por cada saga), que pueden repetirse las veces que haga falta, para la liberación del conflicto familiar. El bienestar se empieza a notar en el entorno de la persona tratada, dependiendo del problema, relativamente pronto, y no solo lo percibe el paciente, si no todos sus vínculos sanguíneos.

 Ishwa Odíne